Despreciado por sabios y grandes

Despreciado por sabios y grandes yo sé
Que este valle cruzólo Jesús,
Mas los pobres y humildes hallaron el Él,
Su consuelo, su guía, su luz.

¡Creo en Él! ¡Creo en Él!
¡Es mi Rey, mi maestro, mi Dios!
¡Creo en Él! ¡Creo en Él!
¡Es la roca de mi salvación!

Se le ve la tormenta cambiar en quietud,
Al leproso las llagas sanar,
A los ciegos sus ojos abrir a la luz,
Y los grillos de muerte quebrar.

¡Creo en Él! ¡Creo en Él!
¡Es mi Rey, mi maestro, mi Dios!
¡Creo en Él! ¡Creo en Él!
¡Es la roca de mi salvación!

En la muerte, la lucha, el mal, el dolor
Nadie en vano a Él clamará;
Como en días pasados su mano de amor
Simpatía y salud verterá.

¡Creo en Él! ¡Creo en Él!
¡Es mi Rey, mi maestro, mi Dios!
¡Creo en Él! ¡Creo en Él!
¡Es la roca de mi salvación!

Sin ocaso fluir ve su amor y virtud,
Por los siglos el hombre de fe
¡Oh! dejad que las almas se sacien de luz,
Que mitiguen los pechos su sed.
-----

¡Creo en Él! ¡Creo en Él!
¡Es mi Rey, mi maestro, mi Dios!
¡Creo en Él! ¡Creo en Él!
¡Es la roca de mi salvación!

Home


Next song