Oyes cómo el Evangelio

¿Oyes cómo el Evangelio
Al cansado ofrece paz?
Pues segura, ¡oh, alma mía!,
La promesa a ti se da.
Bien alguno en mí no veo,
Corrupción tan sólo hay;
Cansado estoy, y el cansado
Busca alivio con afán.

Ven a mí, ven a mí,
Ven, ven, que el descanso
Sólo en mí, sólo en mí,
Sólo en mí podrás hallar.

En el arca la paloma
Encontró do reposar;
Para el alma atribulada
El Señor arca será.
Combativo vengo, y crece
El diluvio sin cesar;
Ábreme, Jesús, y en vano
Rugirá la tempestad.

Ven a mí, ven a mí,
Ven, ven, que el descanso
Sólo en mí, sólo en mí,
Sólo en mí podrás hallar.

Cobijada ya en tu seno,
Puede el alma respirar;
El reposo que prometes
Siempre da segura paz.
¡Oh,! Cuán grata en mis oídos
Suena tu voz celestial:
"Ven a mí, ven, que el descanso
Sólo en mí podrás hallar".
-----

Ven a mí, ven a mí,
Ven, ven, que el descanso
Sólo en mí, sólo en mí,
Sólo en mí podrás hallar.

Home


Next song