La dulce voz oye

La dulce voz oye del Huésped divino,
Te llama que dejes tu senda de error,
Dolores tan hondos por ti ha sufrido;
¿Por qué no le admites en tu corazón?

"He aquí a la puerta estoy aguardando,
Si alguno me abriere, a él entraré";
"He aquí a la puerta yo sigo llamando,
Si alguno me abriere, con él siempre moraré."

Él viene a librarte de todo pecado,
Él viene a ofrecerte el pleno perdón;
A su fiel palabra jamás ha faltado,
Si tú le recibes tendrás salvación.

"He aquí a la puerta estoy aguardando,
Si alguno me abriere, a él entraré";
"He aquí a la puerta yo sigo llamando,
Si alguno me abriere, con él siempre moraré."

¿Por qué así rechazas al mejor Amigo?
¡Oh, cómo al Amado desechas así!
Si cuando te llama te muestras altivo,
Quizá con tristeza se aparte de ti.

"He aquí a la puerta estoy aguardando,
Si alguno me abriere, a él entraré";
"He aquí a la puerta yo sigo llamando,
Si alguno me abriere, con él siempre moraré."

¡Oh alma indecisa! ¿por qué no apresuras
A abrirle la puerta de tu corazón?
Renuncia al pecado, desecha tus dudas,
Y a Jesús recibe sin más dilación.
-----

"He aquí a la puerta estoy aguardando,
Si alguno me abriere, a él entraré";
"He aquí a la puerta yo sigo llamando,
Si alguno me abriere, con él siempre moraré."

Home


Next song