Cuánto pobre extraviado

Cuánto pobre extraviado
Cierra el corazón,
A la voz de Dios que ofrece
Luz y redención;
Esa voz tan tierna y santa
¿Puedes tú oír
Insensible, y el sendero
De tu mal seguir?

Mientras luz hay en los cielos
Y la tierna invitación
De Jesús oír pudieres,
¡Abre el corazón!

Los pecados e ilusiones
Que dorados ves,
De tu mente borrar pueden
Lo que hay después;
Sin embargo, hay un juicio
Y una perdición
Para aquel que en sus delitos
Cierra el corazón.

Mientras luz hay en los cielos
Y la tierna invitación
De Jesús oír pudieres,
¡Abre el corazón!

Ve la senda del creyente.
¡Cuánta luz! ¡Qué paz!
Tus placeres e ilusiones
Son lo más fugaz.
Cual un soplo es la vida
¡Ve tu perdición!
Lava pronto tus pecados,
¡Abre el corazón!
-----

Mientras luz hay en los cielos
Y la tierna invitación
De Jesús oír pudieres,
¡Abre el corazón!

Home