La vida es cual tierna

La vida es cual tierna - Y efímera flor;
Del sol, a la tarde, - La agosta el ardor.
Antes que se mustie - La debes llevar
Cual ofrenda grada - De Dios al altar.

Sí; desde la infancia - Hasta la vejez,
Se pasan los años - Con gran rapidez;
Y llega la muerte - Sin verla venir,
¿Y el alma? ¡Quién sabe - Adónde ha de ir!

No esperes, no esperes - A tu última edad,
Conságrate joven - Al Dios de verdad;
Pues pasando el tiempo - Lejos del Señor,
Se entibia, se apaga - El más vivo amor.

Incierta es la hora - De tu incierto fin;
Y ¡ay de aquel que tema - Del juicio el clarín!
Reflexiona, hombre, - Qué de ti va a ser…
O eterna desdicha, - O eterno placer.
-----

Home