En tu desgracia

En tu desgracia, Jesús te ha visto
Y ha descendido con tierno amor
Para seguirte como a la oveja
Extraviada sigue el Pastor.

Un pensamiento llena su alma,
Un fuerte anhelo su corazón:
Verte en sus brazos salvo y seguro,
Suyo y gozando su salvación.

Nada más dulce que sus cuidados,
Nada más rico que su favor,
Nada más grande ni más sublime
Que el insondable mar de su amor.

¡Y aún rechazas! ¡Y aún prefieres
Un mundo falso con su ilusión
Que te deja herido, triste, sediento
Y esclavizado el corazón!

La vida es breve, tú no lo ignoras;
La noche llega, ¡la eternidad!
Sólo en su aprisco hay vida eterna,
Eterna dicha, eterna paz.
-----

Home


Next song