El más sublime Infante

El más sublime Infante del Alba
Viene a las sombras de nuestro dolor;
Brilla radiante su estrella guiando
Nuestras pisadas al Rey Salvador.

Fuera, el rocío se irisa cual perlas,
Dentro, un Niñito dormido se ve;
Ángeles miran el plácido sueño
De quien los orbes proclaman por Rey.

Unos pastores humildes le adoran,
Sienten su pecho gozoso latir;
Oro e incienso y mirra en ofrenda
Vendrán los magos después a rendir.

Así al mirarte en el mismo establo,
¿Quién no quisiera poner a tus pies
Suaves aromas y otros preciados,
Perlas buscadas, tan dignas de un rey?

Mas tú creyente, aquel que te ama,
Sabe la ofrenda preciada por ti:
Viene a tus plantas, Señor, y te adora,
Su misma vida te quiere rendir.
-----

Home


Next song