En Jesús mi Señor encontré dulce paz

En Jesús mi Señor encontré dulce paz,
En Jesús, quien por mí se entregó;
Si acudieres a Él este don tú tendrás.
Ve, que a nadie jamás rechazó.

¡Sublime don! ¡Es el don sin igual!
Solamente Él podrá conceder;
Es un rayo de luz, de su luz celestial
Que en nosotros Él quiere encender.

En Jesús encontré inefable perdón
Cuando a Él suplicante acudí;
En amor encendió mi falaz corazón
Y por Él nueva fe recibí.

¡Sublime don! ¡Es el don sin igual!
Solamente Él podrá conceder;
Es un rayo de luz, de su luz celestial
Que en nosotros Él quiere encender.

En Jesús nueva vida tendrás, pecador,
Sin tardanza dirígete a Él;
En tu pecho pondrá nueva fe, nuevo amor,
Y después sírvele siempre fiel.
-----

¡Sublime don! ¡Es el don sin igual!
Solamente Él podrá conceder;
Es un rayo de luz, de su luz celestial
Que en nosotros Él quiere encender.

Home


Next song