Oh cuán grato observar los hermanos

¡Oh, cuán grato observar los hermanos
Apretarse en brazos estrechos,
Enlazados alegres sus pechos,
Con los lazos de santa piedad!
Y de Cristo el amor a torrentes
Descender a inundarles el alma,
Que en celeste y dulcísima calma
Da consuelo y remedio a su mal.

Es cual óleo de vaso divino
Que se extiende de Aarón en la frente.
Cae luego impregnando el ambiente,
Y las gotas perfuman sus pies.
Es rocío del alba brillante,
Al caer de Sión en la cumbre,
Do el amor celestial a la lumbre
Se destila la gracia cual miel.
-----

Home


Next song