La causa es tuya, oh Señor

La causa es tuya, ¡oh Salvador!
Que en nuestra mano está;
Y porque es tuya, mi Señor,
Jamás perecerá.
Mas antes de resucitar,
El grano se ha de sepultar,
Pues vuelve a germinar, así
Llenando un día el alfolí;
La muerte da
Precioso fruto allá.

Muriendo, al cielo se elevó
Jesús, que es nuestro Rey;
Así la senda señaló
A su pequeña grey.
¡Sea el camino de la cruz
La escala para mí a la luz!
Hazme partícipe también
De tu sufrir y de tu Edén,
De eterna luz,
Por tu gloriosa cruz.

Tu muerte al mundo da;
Enséñame a morir.
En ti nuestra esperanza está,
Y es gloria a ti el seguir;
Aquel que más se negará,
Más victorioso luchará.
¡Sus camaradas!, ¡a la lid!
El triunfo es vuestro, firmes id
De Cristo en pos
Al gozo y paz de Dios.
-----

Home


Next song