Dios obra por senderos

Dios obra por senderos misteriosos
Las maravillas que el mortal contempla;
Sus plantas se deslizan por los mares
Y atraviesa el espacio en la tormenta.

En el abismo de insondables aguas
Con inefable y eternal destreza
Atesora sus fúlgidos designios,
Su soberana voluntad despliega.

Nuevo valor cobrad, medrosos santos;
Esas oscuras nubes que os aterran,
Derramarán, de compasión henchidas,
Bendiciones sin fin al alma vuestra.

No juzguéis al Señor por los sentidos;
Confiad en su gracia, que es inmensa;
Y tras su indignado ceño esconde
Plácida faz que el corazón serena.

Ciega incredulidad yerra el camino,
Y su obra en vano adivinar intenta,
Dios es su propio intérprete, y al cabo
Todo lo que ha de explicar al que en Él crea.
-----

Home


Next song