Tu ley, Señor, es pura

Tu ley, Señor, es pura más que el oro
Que con el fuego acrisolado queda,
Y por eso tu siervo la ama tanto,
Y sigue con tanta pasión sus huellas.

Tan sabia siendo, prudente y perfecta,
De tantas luces, de dulzura llena,
Y sobre todo, siendo de tu mano,
Tu ley, cual tú mismo, ¡oh Dios!, será eterna.

Pero no puedo yo profundizarla
Con tanta claridad como quisiera;
Dame tu luz, mi Dios, para que mi alma
Mejor la penetre, mejor la entienda.
-----

Home


Next song