Jesús de los mortales

Jesús de los mortales,
Celeste medicina,
Benigno oído inclina
A nuestra petición.
En pro de los enfermos
Rogamos tus favores;
Que temples los rigores
De su tribulación.

Morando entre los hombres
Mostróse tu potencia,
Y con dulce clemencia
Brindabas la salud.
De ti la recibieron
El manco y el postrado;
Y hasta el amortajado
Salió de su ataúd.

Patente y conocido
Tu amor de todos era;
Ninguno que sufriera
En vano a ti acudió.
El lecho en que yacía
Abandonó el tullido,
El sordo tuvo oído
Y el ciego la luz vio.

Acoge de tu pueblo
Las súplicas fervientes,
Y a todos los dolientes
Visita con bondad.
Y al par que los consuelas
Y sus dolores calmas,
Concede fe a sus almas
Paz y seguridad.
-----

Home


Next song