Oye la voz, Señor

Oye la voz, Señor,
Que el pueblo con ardor
Eleva a ti;
Clama con ansiedad,
Pidiendo libertad
Para echar la impiedad
Lejos de sí.

Tú, la divina luz
Diste al mundo, Jesús,
Al fenecer;
Y no permitirás,
Dios de bondad y paz,
Que siga el pueblo aún más
Tu luz sin ver.

Libre quiere adorar
Tu nombre sin cesar
El pueblo, ¡oh Dios!
Haz que todo poder
Opuesto a tu querer,
Te venga a obedecer
Y oiga tu voz.

De tu pueblo el clamor
Acoge, ¡oh Redentor!
En tu bondad;
Sí, benigno Jesús,
Y al par haz que tu cruz
Dé a sus almas la luz
De libertad.

No permitas ¡oh Dios!
Sobre él la peste atroz
Ni otro algún mal.
Evita con tu amor
De la guerra el furor,
Que deja en derredor
Luto mortal.

Libra a tu pueblo aquí,
Que humilde viene a ti,
De esclavitud.
Muestra tu dulce faz,
Y en él abundar haz
Consuelo, gozo y paz,
Gracia y virtud.
-----

Home


Next song