Oh Señor, Tú que al hombfe

¡Oh Señor! Tú que al hombre creaste
Y un jardín de delicias le hiciste,
Sobre todas tus gracias le diste
La mujer como ayuda ideal.
Tú no cambies, Señor, para el hombre
Que ferviente te busca y proclama;
Para el alma que humilde te ama,
Este mundo se vuelve en Edén.

¡Oh Jesús! bendice a estos esposos
Con tus dones; sí, al huésped divino
Que el festín de Caná a honrar vino.
También ellos convidan, Señor.
Los efectos terrenos transforma:
Siempre gocen tu dulce presencia;
Dales fe, da esperanza e inocencia,
Santifica y eleva su amor.
-----

Home


Next song