Basta, oh mundo, basta

¡Basta, oh mundo, basta, basta!
Cese tu voz, tentador:
No procures alejarme
De la senda de mi Dios.

No me pidas que le deje,
Ni me olvide de su amor.
No me pidas que le deje
Si por mí la cruz sufrió.

Son tus sendas tortuosas,
Tus deseos trasgresión,
Y la voluntad impera,
En tus fines, contra Dios.

No me pidas que le deje,
Ni me olvide de su amor.
No me pidas que le deje
Si por mí la cruz sufrió.

En tu fama, en tu gloria,
Hay un fin aterrador:
¡No hay Cristo! sólo muerte
Y una eternidad sin Dios.

No me pidas que le deje,
Ni me olvide de su amor.
No me pidas que le deje
Si por mí la cruz sufrió.

Tu gozar es fatigoso,
Llena el alma de dolor;
Tú esclavizas, tú perviertes
El humano corazón.

No me pidas que le deje,
Ni me olvide de su amor.
No me pidas que le deje
Si por mí la cruz sufrió.

¡Basta, oh mundo! tú no amas:
De tener mi corazón,
Llevaríaslo cautivo
A los antros de dolor.
-----

No me pidas que le deje,
Ni me olvide de su amor.
No me pidas que le deje
Si por mí la cruz sufrió.

Home


Next song