De este valle de sombra de muerte

De este valle de sombra de muerte,
Voy camino al celeste hogar;
La Ciudad celestial es mi patria;
En el mundo no tengo lugar.

Es de Dios la ciudad con cimientos,
Es de Dios la ciudad celestial.
¡Qué felices son los que la hallan!
Su disfrute será eternal.

Fundamentos seguros y eternos,
Calles llenas de felicidad;
A sus puertas el gran universo,
En sus plazas el Dios de bondad.

Es de Dios la ciudad con cimientos,
Es de Dios la ciudad celestial.
¡Qué felices son los que la hallan!
Su disfrute será eternal.

Nada sucio será admitido,
No podría sufrir esa luz;
¡Oh! si quieres entrar por sus puertas,
Hay limpieza y perdón en Jesús.
-----

Es de Dios la ciudad con cimientos,
Es de Dios la ciudad celestial.
¡Qué felices son los que la hallan!
Su disfrute será eternal.

Home


Next song