El mundo no es mi hogar

El mundo no es mi hogar, soy peregrino aquí.
En la ciudad de luz tendré tesoro, sí;
Eterno resplandor por siempre gozaré
Y la vida mundana jamás seguiré.

Bendito Cristo,
Tú eres siempre fiel;
La dicha que me das,
Más dulce que la miel.
La célica mansión
Por siempre gozaré
Y la vida mundana
Jamás seguiré.

Un himno entonaré a Cristo el Salvador.
Digno eres, oh, Jesús, de gloria y de honor.
La Patria celestial por siempre gozaré
Y la vida mundana jamás seguiré.

Bendito Cristo,
Tú eres siempre fiel;
La dicha que me das,
Más dulce que la miel.
La célica mansión
Por siempre gozaré
Y la vida mundana
Jamás seguiré.

Ningún dolor habrá al lado de Jesús.
Por mí su vida dio clavado en la cruz.
Perfecta paz allá por siempre gozaré
Y la vida mundana jamás seguiré.
-----

Bendito Cristo,
Tú eres siempre fiel;
La dicha que me das,
Más dulce que la miel.
La célica mansión
Por siempre gozaré
Y la vida mundana
Jamás seguiré.

Home


Next song