NADA HAY QUE ME PUEDA APARTAR

Nada hay que me pueda apartar
De Cristo y de su amor,
Pues Él de veras sabe amar
Al pobre pecador.

¡Yo te amo, oh mi Salvador!,
Más que a lo terrenal;
Me das consuelo, paz y amor,
Y el reino celestial.

Saber que Cristo es mi sostén
Me alegra el corazón,
Pues Él es mi supremo bien,
Me da la salvación.

Señor, si cerca estás de mí,
Se ahuyenta el temor;
Perdón completo encuentra en ti
El pobre pecador.

Jesús, mi amable y buen Pastor,
De Dios supremo Don;
Aparta mi alma de dolor;
Me da consolación.

Home


Next song