¡VEN A EL, VEN A EL!

¿De Jesús no escuchas tierno llamamiento:
«Ven a mí, pecador»?
Quiere darte su perdón, paz y contento:
Ven a él, pecador.

Te llama con un tierno acento,
Tu vida quiere redimir;
Oye del Señor el tierno llamamiento:
«Ven a mí, ven a mí. »

De tus penas pronto puedes olvidarte,
Ven a él, ven a él;
Porque de ellas Cristo puede alivio darte,
Ven a él, ven a él.

Sólo él puede pleno gozo concederte,
Ven a él, ven a él;
En odiosa cruz por ello vio la muerte,
Ven a él, ven a él.

No su voz de amor escuches con desprecio,
Ven a él, ven a él;
Por tu salvación pagó divino precio:
Ven a él, ven a él.

Home


Next song