HAY UN PRECIOSO MANANTIAL

Hay un precioso manantial
De sangre de Emmanuel,
Que purifica a cada cual
Que se sumerge en él.

Lávame, Señor Jesús,
En la sangre de tu cruz:
Lávame, Señor Jesús,
Y más blanco que la nieve yo seré.

El malhechor se convirtió
Pendiente de una cruz;
El vio la fuente y se lavó,
Creyendo en Jesús.

Y yo también mi pobre ser
Allí logré lavar:
La gloria de su gran poder
Me gozo en ensalzar.

¡Eterna fuente carmesí!
¡Raudal de puro amor!
Se lavará por siempre en ti
El pueblo del Señor.

Home


Next song